Cómo conseguí hablar francés fluido en solo un mes sin estudiar

Siempre me ha encantado aprender. Es casi una necesidad. Es más, debería eliminar el casi de esa oración. Es una necesidad. Lo es para mí y para cualquiera, en realidad. Pero reconozco que lo disfruto, que me engancha. Sin embargo…

Hay una cosa que siempre se me ha resistido, a pesar de que me encanta. Y en esto sí que no soy único. Hablo de los idiomas, por supuesto. El inglés se me da bastante bien por todo el uso que le doy. Pero aún así me gustaría mejorarlo. El alemán lo estuve estudiando durante dos años… y sé que no me moriría de hambre en una ciudad de habla germana, pero tampoco conseguiría mucho más. En cualquier caso, aprender y mejorar mis idiomas ha sido mi tarea pendiente desde hace tiempo. Eso que comienzas muchas veces y siempre acabas abandonando. Y no porque no me gusten, o se me den mal… pero siempre encuentro otras cosas más prioritarias. En el fondo, son excusas, lo sé.

Pero esta vez voy a quitarme todas esas excusas. Las excusas son la máscara con la que se muestran los bloqueos, los miedos y las creencias limitantes. Esta vez, voy a tomármelo en serio.

Y no, no voy a mejorar mi inglés. Voy a aprender un nuevo idioma desde cero. Como habrás adivinado por el título de este artículo, voy a aprender francés. Aunque quizá, después de leer el título, estés un poco confuso/a con el tiempo verbal que estoy utlizando: voy a aprender  en vez de he aprendido. Vale, lo reconozco… he hecho trampa. Me he adelantado un mes en el tiempo. ¡Todavía ni siquiera he empezado! Pero te aseguro que no ha sido mi intención engañarte, ni conseguir más visitas… mi intención con un titular tan atrayente es otra que, en realidad, tiene más que ver conmigo que contigo. Si recuerdas el artículo sobre cómo visualizar tus objetivos, quizá te suene. Si no, te lo explicaré en un momento.

 

Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes

Como ya comentaba en ese artículo, visualizar nuestros objetivos de la manera correcta puede ayudarnos a conseguirlo. Cada día creo más en su eficacia, y lo utilizo a diario en mis autohipnosis. Cuanto más lo utilizo, con la técnica correcta, mejor me funciona. Conocer estas técnicas de autohipnosis pueden cambiar tu vida. Pero este post no trata de eso. Ya lo contaré otro día. Lo que hago, a grandes rasgos, es:

  1. Entro en trance.
  2. Visualizo mi objetivo ya cumplido, viviendo la emoción de haberlo conseguido.
  3. Me anclo a esa emoción.
  4. Visualizo el proceso de cómo he llegado hasta ahí, utilizando la emoción anterior. Es decir, visualizo que soy la persona que consigue ese objetivo.
  5. Repito una afirmación en mi mente como un mantra para fortalecer el poder convertirme en esa persona.
  6. Pongo mi mente en modo radar para que active mi intuición y percepción hacia todas las oportunidades de fortalecer esos hábitos o comportamientos.
  7. Salgo del trance.

De ahí que el titular de este artículo sea un titular trampa. Para mí, ya lo he conseguido. Como los budistas en sus oraciones, doy gracias por ya tener lo que quiero tener.

 

La Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados.Albert Einstein

 

¿Qué sucede cuando hago mis autohipnosis con mi objetivo de aprender francés? Que empieza a ocurrir. Mi mente empieza a percibir cosas que antes no estaban ahí, porque la enfoco en lo que yo quiero que se enfoque. Eso me ayudará a aprovechar cada oportunidad de aprender y practicar francés durante este tiempo.

 

Métodos diferentes para resultados diferentes

Junto a la autohipnosis, voy a utilizar varios métodos en mi aprendizaje. Algunos son ocurrencias mías y otros son métodos con demostrada eficacia. Yo iré probando si a mí me funcionan y descartándolos según me sirvan o no. Ya que…

 

Hemos de ajustarnos a una decisión porque es buena, no porque la hayamos tomado.Francois de la Rochefoucault (un francés, por cierto)

 

Sin embargo, uno de los métodos estoy seguro que lo seguiré hasta el final. Es el que sé que va a ser la palanca para aprender el nuevo idioma con una fluidez extraordinaria en tan poco tiempo. Estoy hablando del método ISE (Inglés Sin Estudiar) de Ángel Francisco Briones.

Conocí a Ángel en un curso de Hipnosis Conversacional. Y hablando durante la comida nos dimos cuenta de que teníamos una aproximación muy parecida a cual es el verdadero problema del inglés, y de los idiomas en general. De hecho, Ángel ha escrito un libro sobre ello que suscribo página por página (y que me ha robado la idea, el muy… :D). El libro me parece genial, y lo compartiré más adelante. El caso es que conectamos tan bien en esa visión, que estamos preparando un curso de inglés en el que utilizaremos su método junto con técnicas de hipnosis y autohipnosis, y de desbloqueos para que se quiten esas excusas y puedas mejorar tu inglés de verdad, y para siempre. Y quien dice inglés, dice cualquier idioma. Precisamente es lo que voy a hacer yo con el francés: adaptar su método de inglés a la lengua Gala.

Algunas de las otras técnicas que utilizaré e iré probando son:

Aprender alguna nociones de lengua de signos en francés. He leído que ayuda mucho a la hora de aprender un idioma. Lo probaré.

Modelar a un francés (su forma de hablar, sus gestos, su acento…). Quizá una de las cosas más complicadas pero creo que la que más puede ayudarme con la inmersión total, la pronunciación y musicalidad del francés. Se trata de imitar a una persona concreta, un francés, evidentemente. Pero no solo cuando hable en francés, sino también cuando lo haga en español. Sí, voy a hacer un poco el idiota hablando en español con acento francés. Es lo que más me va a costar. Pero creo que me ayudará, como digo, a pillar esa musicalidad propia de cada idioma. Y es una de las cosas por las que más fácilmente se distingue a un nativo de alguien que tiene el idioma como segunda lengua.

Inmersión total. La inmersión en un idioma es una elección. Da igual que quieras aprender inglés en Londres que francés en Madrid. Si quieres, en cualquiera de los casos puedes estar hablando la mayoría del tiempo en francés, o hacerlo en español. La decisión es tuya. Reconozco que esto me va a costar, y es lo que pretendo hacer con el punto anterior (de incluso cuando hable en español, hacerlo con acento y palabras en francés). Además me rodearé de gente francesa o que habla francés con un nivel muy alto (tengo la suerte de tener algunos cerca, tanto como en mi propia casa). Otra forma de inmersión es escuchar, leer y escribir en francés. Cosas como series, música, libros, foros de internet…

¡Pero tranquilo/a! En este blog seguiré escribiendo en español… ¿o quizá no? :D

Hay muchas cosas más que iré probando. Lo principal para mí es disfrutarlo, así que las que me supongan un dolor de huevos (con perdón), las desecharé. Iré simplificando mis métodos a medida que avance. Pese a llevar un plan, será el plan el que se adapte a mí y no al revés.

Además de las técnicas para aprender francés, también necesitaré echar mano de otras técnicas para aprender habilidades que necesitaré. Porque aprender un idioma implica mucho más…

 

Cuando aprendes, aprendes más de lo que crees

 

Lo único que interfiere con mi aprendizaje es mi educación. Albert Einstein

 

¿Qué aprenderé con este reto de francés fluido en un mes? No es tan evidente como parece, ya que supone cambiar muchas cosas en mi día a día. Por ejemplo, aprenderé y mejoraré en:

  • mi disciplina,
  • mi constancia,
  • mi compromiso,
  • mi capacidad de mantener el foco en una sola cosa,
  • paciencia,
  • salir de mi zona de confort casi a diario,
  • disfrutar del proceso sin preocuparme por el resultado,
  • comprensión del aprendizaje de idiomas,
  • a liberarme de ciertas creencias limitantes y, además,
  • a superar mis bloqueos con los idiomas.
  • Quizá, un poco de francés.

No es moco de pavo. Y precisamente estos aprendizajes son los que más difíciles me resultarán. Es donde fallamos la mayoría de las veces, debido a esa educación que menciona la cita de A. Einstein que encabeza esta sección. Pero no me preocupa fallar. Porque sé que aunque el objetivo no se cumpla como espero, acabaré este reto mucho mejor de lo que lo empecé. Como mínimo, todas estas habilidades habrán mejorado algo, y estoy seguro de que tendré un nivel de inglés suficiente para defenderme en cualquier viaje. Hablando de viajes…

 

¿Para qué te sirve aprender un idioma?

La motivación por la que aprender un idioma es la base para conseguir prosperar en éste. Hasta ahora uno de mis bloqueos principales con el inglés o el alemán ha sido que realmente no tenía un objetivo bien definido que me motivara para mejorarlos. Por ejemplo, no es lo mismo aprender inglés porque hay que aprender inglés que aprender inglés porque si no lo haces es posible que te despidan. O porque te quieres ligar a alguien de habla inglesa. O porque quieres hacer un curso en Estados Unidos que únicamente se imparte en inglés. La cosa cambia.

En este reto, mi motivación con el francés es autoimpuesta. Es decir, que podría vivir sin ello… pero reconozco que me pone pensarlo. Aprendes más cuando te centras en aplicar lo que estás aprendiendo a tus pasiones. Por ejemplo viendo videos o leyendo manuales de algo que te gusta, pero en ese nuevo idioma. Yo aprendí muchísimo inglés en mi adolescencia porque me pasaba las tardes pegado a un ordenador jugando a videojuegos que estaban en ese idioma. No todo fue tiempo perdido…

Como he dicho, los objetivos concretos ayudan también a conseguirlo. Así que yo voy a unir una de mis pasiones con el idioma, imponiéndome un objetivo muy concreto:

Voy a hacer un viaje a Francia para hacer una excursión guiada por los Alpes. En francés, claro. Y para tener algo presión, el viaje y la excursión los contrataré en cuanto encuentre algo aceptable; al poco de empezar este reto.

Como he dicho antes, será el plan el que se adapte a mí y no al revés. Todavía no he mirado vuelos, excursiones, opciones… así que quien dice los Alpes, dice cualquier otra opción que suponga tener a un tío hablándote en francés en medio de la naturaleza. La fecha será lo más próxima a acabar el reto que encuentre y pueda. Lo compartiré en el blog cuando lo tenga.

Y por supuesto, el viaje lo haré incluso aunque no consiga decir bien ni Bonjour :D. Pero eso también lo compartiré aquí. Vamos, que compartiré mis resultados como he hecho con otros experimentos, lo bueno y lo malo, los consiga o no.

También tendré otros hitos intermedios. Por ejemplo, el día 5 de abril me han invitado a un cumpleaños de dos franceses. Para ese día me gustaría tener ya un nivel aceptable de fluidez. Coincide más o menos con la mitad del reto, unos 18 días.

 

¿Cuánto tiempo hace falta para hablar con fluidez un idioma?

Mi reto es un mes. Pero tengo que confesar un secreto: aunque éste es un reto desafiante para mí, se puede conseguir en mucho menos tiempo. De hecho, el curso que estamos preparando Ángel y yo dura… ¡un fin de semana! Aunque es cierto que después del curso habrá material suficiente para seguir practicando durante algunas semanas, ese único fin de semana marcará la diferencia.

Así que aunque parezca imposible, te aseguro que no lo es. Ojo, depende de lo que entiendas por fluidez, claro está. De lo que estoy hablando es de tener fluidez gramatical. Es decir, que puedas hablar casi sin pensar, a pesar de tener un vocabulario básico (de unas 1200 palabras) que iré ampliando con el tiempo.

Tampoco es necesario dedicarle el día completo. Yo dedicaré de dos a tres horas, como máximo, al día. Podría permitirme dedicarle muchas más, gracias a que trabajo muy pocas horas (objetivo: libertad financiera, en camino ;). Pero no lo veo necesario.

¿Cuándo comenzaré este reto? ¡Hoy mismo! Así que no te lo pierdas. Si alguna vez se te ha atragantado algún idioma, o simplemente tienes curiosidad por el reto, mantenerte informado es muy fácil.

 

¿Cómo saber más?

Iré escribiendo algunos de mis avances en el blog, a través de la etiqueta francés. También compartiré algunos datos sobre el curso que estamos seguros que será un bombazo. Si quieres mejorar tu inglés de verdad, o aprender un nuevo idioma como voy a hacer yo, hay una cosa que puedes hacer.

¡Suscríbete ahora mismo a mi newsletter! Recibirás cómodamente en tu correo las actualizaciones para no perderte ni una. Y sólo te enviaré información de tu interés. Lo mejor es que si deja de interesarte, podrás darte de baja en cualquier momento, con un simple click. Hazlo ahora desde este formulario:

[mc4wp_form]

 

Por cierto… ¿hablas francés?

¡Eh! ¿No hablarás francés? Porque en ese caso me vendría genial que pudiéramos echar un parlao vía skype, o tomando un café. No dudes en contactar conmigo, que estaré encantado ;)

Los comentarios están cerrados.