Este blog nación de una necesidad de compartir.

Con la idea de promover el descubrimiento personal, va evolucionando conmigo, creciendo y adaptándose a lo que pueda aportar en cada momento. Vivo en constante cambio, y por eso no encontrarás dogmas aquí. Si quieres encontrar la verdad, búscala en otra parte. Cuestiona todo lo que escribo, incluso aquello con lo que estás de acuerdo; yo mismo lo haré, antes o después.

A través de este blog comparto técnicas de todo tipo que me han funcionado para llevar una vida más simple, coherente, y con significado.

A menudo cuestiono ciertos paradigmas y aporto una nueva visión acerca de otros. Recuerda, comparto lo que a mí me funciona. Así que coge lo que te sirva, hazlo tuyo, y descarta el resto.

Gracias por estar aquí.

 

Política de recomendaciones

Cualquier cosa que recomiende en este blog –libros, cursos, películas, técnicas, etc.– son cosas que conozco y utilizo. Si las recomiendo es porque me van bien, me funcionan, y me gustan. Suelo ser exigente con productos y servicios. Valoro mucho la calidad y el trato que recibo. Por eso, cuando encuentro algo que cumple con creces esos parámetros, no dudo en recomendarlo.

De algunas de las cosas que recomiendo en el blog –principalmente libros– soy afiliado. Significa que, aunque a ti no te cueste ni un céntimo de más, si compras lo que quiera que sea a través del enlace que comparto, yo me llevo una pequeña comisión. Ínfima.  Pero menos es nada.

No obstante, mis recomendaciones u opiniones no se ven en absoluto sesgadas por este tipo de afiliaciones. Si tienes alguna duda, pregunta.

 

Política de comentarios

Este es un espacio abierto a la colaboración y al debate. Tengo una serie de prioridades y una vida que atender y disfrutar, así que no prometo responder a todos los comentarios; sobre todo si no tengo nada de valor que añadir. Pero cada comentario aporta nuevos puntos de vista que enriquecen los aportes de este blog. El conjunto siempre es superior a la suma de las partes. Por tanto, gracias.

Para mantener un debate sano, reviso y elimino aquellos comentarios que sean irrespetuosos, claramente demagógicos o que no añaden valor. En esta última categoría están comentarios del tipo “eso es mentira” o “yo no estoy de acuerdo”, sin aportar razones o un nuevo punto de vista. Hay mucho ruido en internet, y no lo quiero aquí.